Saltar al contenido

Dónde y Cómo Comprar Cables para Proyector: Guía Completa

Donde y como comprar cables de proyectores

Una de las partes más vitales para que nuestro equipo de proyección funcione como debería son, sin duda alguna, los cables. Podrás tener el equipo que sea, pero si no tiene el enlace necesario para poder pasar la energía de la corriente o conectarse con otros dispositivos para la transmisión de contenido, de poco te va a servir.

Sin embargo, los proyectores suelen venir con múltiples puertos y conexiones, por lo que a veces puede ser un poco confuso saber cuál es el que realmente necesitamos, sobre todo si no vienen con la caja original del fabricante o necesitamos un repuesto. En esta guía de compra, vamos a repasar detalladamente qué cables y conexiones puedes necesitar y para qué sirven en cada caso. Además, te recomendaremos los mejores para cada ocasión: cables duraderos, resistentes y de calidad.

¿Qué cable debería comprar para mi proyector?

Para decidir en qué cable vas a invertir, hay que tener en cuenta varios factores como, por ejemplo, el presupuesto, cuál va a ser la función de cable y la compatibilidad de tu proyector, ya que algunos tienen ciertos puertos que otros no.

Normalmente, por lo que te deberías de guiar es por este último factor, ya que siempre buscarás la tecnología más actualizada para un mejor rendimiento y que sean compatibles con tu equipo.

En el siguiente listado, dividiremos los cables por su funcionalidad, ya que estos no solo se enfocan en el aspecto de vídeo, si no que también existen cables para las entradas de audio, red y lectura de dispositivos como USB.

Cables de Vídeo

Los cables para vídeo son los más comunes y, sin lugar a dudas, los más importantes. En general, los proyectores suelen tener casi siempre las mismas entradas, las cuales son: HDMI, DVI, VGA, S-VIDEO, Componente RGB, Salida Compuesta y USB-B. A continuación, te daremos información sobre cada una de ellas para que estés informado de los pros y los contras de cada una. Solo así, podrás ir a por la opción que más te convenga.

HDMI 

Hoy en día, el HDMI (High Definition Multimedia Interface) es el estándar en la gran mayoría de los equipos modernos. Tiene la capacidad de proyectar imágenes y audio mediante una única conexión. Lo más llamativo, y por lo que se ha convertido en el rey en el monopolio de los cables, es por su amplia versatilidad.

Su mayor limitante es que, a mayor longitud del cable, la imagen suele ser menos estable. Además, hay de dos tipos:

  • El más común, el HDMI 1.4, ofrece una imagen en una resolución tope de 3820×2160 píxeles a 30 cuadros. Te limita a esta tasa de cuadros por segundo, a menos de que se utilice la versión más actualizada: la 2.0.
  • El HDMI 2.0, la cual sí te permite alcanzar los 60 frames por segundo en definición 4K.

DVI

La conexión por DVI (Digital Virtual Interface) está muy a la par de la HDMI en calidad de imagen, con algunas diferencias y limitaciones importantes. La que destaca por encima de las demás es que este enlace no reproduce audio. Por tanto, si tu proyector tiene altavoces integrados, no te permitirá aprovechar su uso.

Este tipo de cable te ofrecerá una mayor calidad dependiendo de los puntos de acceso que utilices. Tenemos dos tipos:

  • DVI Single Link, que logra 1920×1200 píxeles a 60 Hz.
  • DVI Dual Link, que duplica al anterior y tiene la mayor calidad visual.

VGA

Antes de la llegada de los enlaces HDMI, DVI y la mayoría de las interfaces modernas de reproducción de vídeo, el VGA (Video Graphic Array) era la que lideraba el mercado al inicio de la revolución tecnológica.

Esta es una entrada muy común a día de hoy en proyectores, sobre todo en los de gama baja y en aquellos que funcionan con tecnología DLP. Tiene un amplio número de variantes con resoluciones diferentes, partiendo del VGA estándar, que va desde los 640×480 píxeles.

Actualmente, debes tener en cuenta este cable como última opción si tienes algún otro tipo de entrad. A pesar de que su funcionamiento es óptimo, su tecnología tiene mayores limitaciones si las comparamos con las más nuevas. De hecho, es una tecnología que está quedando obsoleta.

S-VIDEO

Este cable compite con el VGA y es otra opción que considerar si buscamos un cable económico. Sin embargo, como en el caso anterior, hemos de tener en mente que cuenta con una tecnología bastante obsoleta hoy en día. Son pocos los equipos actuales que vienen con este puerto, pero en el terreno de los proyectores, aún es bastante implementado.

Este tipo de conexión te proporciona una resolución de 720×480 píxeles (480i) en las regiones americanas y 720×576 píxeles (576i) en las europeas. A diferencia del VGA, que tiene una relación de píxeles progresiva, es entrelazada (i). Se ha demostrado que las resoluciones de carácter progresivo ofrecen una mejor calidad.

Salida compuesta

Son los típicos cables de RCA amarillo que tienen la mayoría de TV y proyectores. Pueden venir tanto solos como en el conjunto habitual con los cables de sonido estéreo, el cual se conoce como el conjunto AV.

Son estándares en el mercado visual y también suelen ser utilizados en momentos de extrema necesidad o en equipos de baja resolución. Trabaja con una señal análoga de vídeo que es comprimida y no sobrepasa los 480i y 576i, dependiendo de la región.

Compuesto RGB

También llamado vídeo por componentes, lo podemos considerar como una evolución de los cables de salida compuestas. También es un grupo de cables RCA, que trabajan con señal análoga. Básicamente, funcionan de la misma manera, con la diferencia de que no comprime la señal, lo que te garantizará una mejor calidad de imagen.

USB-B

Dentro de los estándares, es una de las menos usadas. El USB-B proporciona una solución si tu proyector tiene solo entrada HDMI (aparte de la USB-B) y no cuenta con puerto VGA, con el cual lo puedas conectar al ordenador, o viceversa.

Es un último recurso usado expresamente en temas de compatibilidad. Es un poco mejor que algunos de los otros cables en términos de calidad de imagen, pero no les pisan los talones a los líderes del mercado. 

USB-C

Se trata de la última evolución del USB, que viene con carga rápida. En términos de imagen, no sería la mejor opción, pero es un estándar muy habitual para la transmisión de datos entre dispositivos. Así pues, puede ser muy conveniente para conectarlo con aparatos pequeños como un portátil, el móvil o la tablet. En este sentido, es posible que necesites que una de las entradas sea micro usb o min iusb.

Cables de audio

Normalmente, con los proyectores nos podemos encontrar con dos tipos de estos cables: las salidas de audio compuesto y la salida estéreo de audio estándar, también conocido como salida de audio análogo.

Audio Compuesto

Este cable es uno de los más usados hoy en día. Trabaja en conjunto con el cable de vídeo compuesto, transformando señales análogas en audio mediante conectores RCA, uno rojo para la derecha y uno blanco para la izquierda. Es una excelente opción ya que separan de una manera excelente las señales estéreo.

Esta es la salida más común entre la gran cantidad de equipos tecnológicos hoy en día, incluidos (por supuesto) los proyectores. Este cable, al igual que los AV/V y RGB compuestos, trabajan transmutando la señal análoga en ondas sonoras, mediante un cable jack de 3.5mm.

Cable para red

Algunos proyectores tiene un puerto para cables RJ45, que te permitirán conectar tu equipo a una red LAN y, de manera remota, te permitirán manipular el artefacto a distancia con la ayuda de un ordenador.

Más accesorios para tu proyector

Ahora que has obtenido toda la información sobre la amplia variedad de cables que puedes usar en tu proyector, te invitamos a que le eches un vistazo al resto de accesorios disponibles. Puedes encontrar guías de compra y comparativas de complementos tan importantes como mandos, trípodes, pantallas y soportes.